Todos hemos visto a esas personas que tienen algún problema difícil de solucionar y que se está volviendo un gran peso en su vida. Hemos notado como caminan encorvados. Muy probablemente sea tu caso también.

Levantarse de la silla para acometer una tarea, y hacerlo muy lento. Cruzar los brazos y encorvarse.

¿Te ha pasado?

Cabe ahora preguntarnos ¿qué impacto puede tener en la vida?

Seguramente nos vienen recuerdos de alguna entrevista laboral en la que no pudimos desenvolvernos adecuadamente y no tuvimos éxito. O algún examen oral en el que no podíamos transmitir correctamente lo que sabíamos y el profesor fue abiertamente mas exigente con nosotros, llevándonos a preguntas que no pudimos responder, y finalizando con el examen reprobado.

Podríamos resumir esto en una frase muy utilizada: “los nervios te jugaron una mala pasada”.

¿Cuesta bastante cambiar lo que sentimos internamente? Entonces te propongo un cambio externo.

Asume una posición de poder.

Fue en el TedGlobal 2012 que la psicóloga Amy Cuddy dio su charla en la que describió un estudio realizado acerca de esta temática, cuya conclusión es francamente interesante y muy útil: la postura corporal que asumimos influye directamente en nuestra química corporal. Siendo más específicos, en nuestros niveles de dos hormonas:  la testosterona, relacionada con la dominación y la seguridad; y el cortisol, asociado al estrés.

Como el objetivo es brindar información inmediatamente útil, seré breve en explicar que se midieron los niveles de dichas hormonas antes y después de que algunos participantes del estudio asumieran durante 2 minutos posturas de poder y otros posturas de bajo poder. Los niveles de testosterona se elevaron a la vez que los de cortisol bajaron en los primeros; y viceversa en los segundos.

Pero eso no es todo. El experimento demostró además que los primeros podían ser mas efectivos en una entrevista laboral.

Volvamos más arriba en el texto: asume una posición de poder.

¿Qué posiciones serían estas?

Más allá de que puede resultar fácil para el lector imaginarlas, podemos decir que son aquellas en las que nos expandimos y ocupamos espacio, por contraposición a las posturas de poco poder, en las que no hacemos pequeños o nos encorvamos.

En conclusión, cuando necesites tener confianza olvida las posturas cerradas, con la espalda encorvada, brazos cruzados. Por el contrario, adopta posturas de poder durante al menos dos minutos.

Para ejemplificar:

  • De pie, con la espalda recta, pecho hacia afuera y manos en la cintura (sí, como un superhéroe).
  • Sentado en la silla inclinado hacia atrás, con un brazo apoyado, con las rodillas separadas. Debes lucir cómodo y relajado.
  • De pie con los brazos extendidos hacia arriba (como festejando un triunfo).

¿Quieres cambiar tu mente? Empieza por tu cuerpo.
Hasta una próxima entrada.


1 comentario

Cómo Cambiar Tu Vida: Claves para comenzar | Tu Versión Sin Límites · 14 marzo, 2017 a las 00:27

[…] ​¿Autoconfianza? Mejora tu postura […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Automejoramiento

Cómo ser más feliz: la sonrisa y sus beneficios

¿Beneficio de sonreír? Ser más feliz La vida a veces nos golpea fuertemente y genera una gran desmotivación en nosotros. En este post voy a hablarte de los beneficios de sonreír. Si estás pensando que Leer más…

Automejoramiento

FODA personal: Qué es, para qué sirve y cómo hacerlo

FODA personal: Aprende qué es, sus ventajas y cómo hacerlo Seguramente te encuentras obstáculos cuando quieres avanzar en algún aspecto de tu vida ¿Te impiden llegar a tu meta? ¿Te ocurre que algunos son inesperados? Leer más…

Autoestima

6 pasos para vencer el miedo

¿Alguna vez has tenido miedo de hacer algo y después te has arrepentido de haberlo evitado? ¿Los nervios hacen que te paralices ante determinadas situaciones que son habituales? ¿Dejas pasar oportunidades porque sientes miedo de Leer más…