Sabemos que la autoestima suele constituir para determinadas personas o en determinados momentos un obstáculo entre ellas y sus metas. Y en numerosas ocasiones suele convertirse en algo que interfiere de manera negativa en cada acto que queremos realizar. Pero peor aún, también puede influir en cómo nos sentimos, entrando en un circulo muchas veces difícil de abandonar.

La autoestima es la percepción que tenemos de nosotros mismos. Es una cualidad natural en los seres humanos. Abraham Maslow en su pirámide de necesidades la ubica en el cuarto nivel. Y es tan importante porque determina profundamente cómo nos relacionamos con el mundo que nos rodea.

¿Alta o baja?

La autoestima tiene grados y dependiendo de los mismos puede afectarnos de diversas maneras.

Si nuestra autoestima es baja, no le damos valores a nuestras ideas y acciones. Nos sentimos incapaces o vemos en los demas una capacidad mayor a la nuestra.

Si es demasiado alta, nos veremos superiores a las personas que nos rodean y seremos arrogantes.

Si nuestra autoestima se encuentra en un punto de equilibrio, es decir en un nivel en medio de los otros dos, nuestra concepción acerca de nosotros mismos será buena y seremos capaces de valorar nuestas opiniones y capacidades; pero también reconoceremos nuestros defectos. Nos consideraremos dignos del respeto de los demás. Es aquí en donde queremos estar.

¿Y en qué me afecta un nivel bajo de autoestima?

Una autoestima baja tendrá consecuencias muy negativas para nosotros. Por mencionar algunas:

Infelicidad

La primera consecuencia, y que puede parecer más obvia, es la infelicidad derivada de una visión negativa de nosotros mismos y de lo que nos rodea. Todo nos sale mal. No tenemos nada bueno.

Pasividad

La imposibilidad de pasar a la acción es menudo la consecuencia más grave para nuestro desenvolvimiento. Como no nos sentimos capaces, pensamos que no podemos lograrlo. Y por lo tanto no actuamos.

Ansiedad

El hecho de darnos poco valor y pensarnos incapaces genera constantes preocupaciones por el futuro y sensación de peligro. Cualquier cosa puede salirnos mal.

Problemas para desenvolvernos socialmente

Si la visión que tenemos de nosotros mismos no es buena, terminaremos creyendo que la que tienen los demas tampoco lo es. No nos gustamos, tampoco le gustamos a los demás.
Hay otras en la lista. Sin embargo, creo que es suficiente para darnos cuenta de lo dañino que este problema puede ser para nosotros.

Comienza a mejorar ahora: 5 tips

1-Autoafirmaciones

Las autoafirmaciones positivas son una herramienta que te ayudarán a cambiar cómo te ves. Repítelas 10 veces en algun momento del dia. Por ejemplo, cuando te levantas. Asegúrate de que estén planteadas en términos afirmativos. Puedes anotarlas en papel o en el celular para tenerlas a mano y no olvidarlas.

2-Dialoga contigo mismo

Es importante frenar esas frases negativas que nos decimos constantemente. Para ello, cada vez que surjan, prueba entablar una conversación contigo mismo acerca de la realidad de esa frase. Este debate te llavara a una conclusión mas realista acerca de tí y lo que vales.

3-Reconoce tus logros

Una visión desvalorizada de tu persona puede causar que te concentres en tus fracasos y no prestes atención a tus logros. Todos tenemos algunos en nuestra vida. Así que reconócelos. Haz una lista para tenerlos presentes y léela diariamente.

4-Plantea pequeños retos

Siguiendo con el consejo anterior, no está de más obtener nuevos logros para traerte de nuevo a la realidad: eres una persona capaz y debes creer en tí. Para ello puedes plantearte pequeños objetivos que puedas cumplir en el corto plazo.

5-Haz una lista con fortalezas

Simple como se lee. Escribe una lista. Muchos piensan que saben cuáles son sus fortalezas, pero la mayoria de las veces no se han puesto pensar seriamente en eso o son capaces de expresarlo en palabras explícitas. Por lo tanto, escribir una lista te ayudará a estar conciente de tus caracteristicas valiosas.
Con estos tips es suficiente para comenzar. ¿Vas a seguir permitiendo que tu autoestima siga interfiriendo en tu vida?

¡Hasta la siguiente entrada!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *