La procrastinación

¿Cuántas veces nos ha pasado que postergamos alguna tarea que debemos cumplir? Nos convencemos de que la haremos más tarde u otro día.

Esto no es grave, sino que muchas veces es beneficioso cambiar los planes cuando consideramos que debemos hacer algo más importante. Sin embargo, lo que muchas veces nos pasa es que la postergación se da por causas diferentes a la planificación más conveniente y, llegado el nuevo momento programado para hacerla, otra vez la postergamos.
Por ejemplo, podemos procrastinar por falta de motivación. Si quieres consejos para motivarte lee este artículo.

También puede deberse a un importante enemigo a vencer: la pereza.

Lo peor viene después: el sentimiento de culpa por no haber hacho lo que debíamos y las consecuencias que ello conllevará.

Lo que debemos tener en cuenta es que la pereza es algo natural y es normal que se presente cuando tenemos que realizar algún tipo de esfuerzo.

¿Y cómo hacemos entonces para evitar procrastinar? Aprovechemos lo que acabamos de leer.

Aquí te dejo 3 consejos:

1-No pienses, hazlo.

Es probable que te estés planteando que hacer las cosas sin pensar no es lo más conveniente. No estás equivocado. Pero sí es mas conveniente que no hacerlas. Podemos pensar mucho en que tenemos que empezar a comer más sano, ir al gimnasio, estudiar, limpiar la casa, por poner sólo unos pocos ejemplos. Y la realidad es que mientras más pensamos más disminuyen las ganas de hacerlo.

¿Verdad que te ha pasado?

La solución es simple: no pensarlo.

Cuando en frente de la televisión y tengas que estudiar, en vez de pensar en eso, simplemente apágala, levántate y busca los libros. Rápido, como si de un impulso se tratara. Acortar la distancia entre el estado de quietud y la tarea es el primer paso para vencer la pereza.

2-Plantéate pequeños objetivos.

Que hayas pasado del estado de quietud a la acción no significa que vayas a mantenerte el tiempo necesario realizando la tarea. Podría ocurrir que apagues la televisión, busques los libros, te sientes a estudiar y a los pocos minutos, luego de haber leído dos páginas, enciendas la tv y comiences a hacer zapping.

Para evitar esto puedes  plantearte el objetivo de mantenerte realizando la tarea durante unos 5 minutos. Esto dispondrá a nuestro cerebro a realizar algo que requiere un esfuerzo mínimo y ayudará a vencer la pereza para comenzar.

3-Imagina el futuro.

Por supuesto que evitar hacer lo que debemos tendrá consecuencias. No estudiar para un examen, no hacer un proyecto para nuestro trabajo, no llevar a reparar nuestro automóvil, son postergaciones que tarde o temprano harán que nos encontremos con una situación no deseada. Usemos esto a nuestro favor e imaginemos:

¿Qué es lo que puede pasar y cómo nos sentiremos al haber finiquitado la tarea?

¿Qué es lo peor que puede pasar si y cómo no sentiremos si no es así?

¿Te ha pasado comenzar a estudiar de repente en el instante en que te diste cuenta que no te alcanzaría el tiempo y entendiste cuán seria era la posibilodad real de reprobar?

En definitiva imagina el mejor escenario para quererlo; e imagina el peor escenario para no quererlo.

En resumen, para vencer la pereza:

  1. No pienses, hazlo.
  2. Plantéate pequeños objetivos.
  3. Imagina el futuro.

Hasta aquí llega esta entrada. Seguramente te será de mucha utilidad.

¿Qué esperas para dejar de procrastinar?
¡Hasta la próxima entrada!


1 comentario

Cómo Cambiar Tu Vida: Claves para comenzar | Tu Versión Sin Límites · 14 Marzo, 2017 a las 00:28

[…] Cómo vencer la pereza en 3 pasos […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *