A lo largo de mi vida he tenido diversas opiniones respecto de determinados temas. Y esas opiniones me han llevado a decidir hacer o no hacer algo, es decir tomar distintos caminos. Por supuesto que la mayoría de las veces me sentí convencido de que estaba eligiendo la mejor opción entre varias que había tenido en cuenta y analizado. A medida que el tiempo pasó me di cuenta de que las cosas no estaban saliendo como quería. Sin embargo, como considero que uno es responsable de sus decisiones tomadas libremente y debe aceptar las consecuencias, comencé a buscar qué errores cometía habitualmente a la hora de elegir un camino. Seguramente esos errores estarían en el análisis de los pros y los contras de cada opción. No podía ser de otra forma. Pero había algo que no me preguntaba ¿con qué lente estaba mirando las cosas a la hora de apreciarlas? Y terminé viendo la verdad.

Dime con quién andas y te diré quién eres.

Es posible que no estés de acuerdo con esa famosa frase. Sin embargo, es un punto de arranque para pensar qué efecto tienen las personas de las que te rodeas. ¿Te motivan? ¿Te hacen sentir feliz? ¿Te detienen en el lugar en el que estás? ¿Te dan aliento cuando decides algo? ¿Tratan de convencerte de que no se puede lograr lo que quieres?
Estas preguntas deberían servirnos para que comencemos a prestar atención al hecho de que las personas positivas para nosotros nos empujan a ser mejores. Pero existen otras que nos atraen a una especie de torbellino de negatividad del cual es difícil salir.

Y es que muchas veces razonamos al revés. Antes de pensar en lo que queremos lograr en nuestra vida, vamos sin rumbo, dejando que el azar elija nuestro entorno, que muchas veces no es el mejor para nuestros objetivos. Un entorno conformado por personas que siguen caminos diferentes al nuestro y, peor aún, no siguen el que ellas desean, concentrándose en lo malo de lo que las rodea . Y resulta que nuestros principios promueven que soportemos esa negatividad. Comenzamos a justificar su actitud. Y como está justificada y pasamos tiempo que consideramos valioso con esa persona, sin darnos cuenta nos hundimos en la misma negatividad. ¿Por qué? Porque obviamente para nosotros tienen razón. Tienen razón cuando nos dicen que no cambiemos de trabajo para no perder la antigüedad, que no hagamos dieta porque es mejor pasarla bien, que no te conviene empezar un negocio porque es arriesgado. O por lo menos parece que la tienen.

Supongo que no hacen falta más explicaciones para comprender lo importante de seleccionar cuidadosamente a las personas de quienes nos rodeamos. Personas que nos apoyen, nos empujen a ser mejores, a conseguir lo que queremos, y de ser posible con los mismos sueños que nosotros.

Pero como indefectiblemente vas a cruzarte con personas negativas en tu vida y a veces deberás convivir, te será útil saber cómo tratar con ellas. Es fácil identificar a estas personas por su constantes críticas, normalmente destructivas hacia lo que les rodea, y hacia cualquier decisión que para tí signifique querer crecer a cualquier nivel. Si quiere saber cómo afrontar las críticas te recomiendo este artículo.

5 consejos para tratar con personas negativas

1-No discutas.

Contradecir a una persona negativa puede enredarte en una discusión sin fin, ya que el efecto que lograremos será que se ponga a la defensiva. Y una persona a la defensiva difícilmente esté dispuesta a aceptar otro punto de vista.Entendido esto, es hora de pensar en mejores opciones, como las enumeradas en los siguientes puntos.

2-Pide que sea específico.

La persona negativa tiende a generalizar. Todos los empleados de la empresa son ineficientes. Todo el servicio de transporte público funciona mal. Todos los productos son caros. Todas las empresas explotan a sus empleados. Es decir, asocian su negatividad a temas puntuales, por lo que todo lo que tenga que ver con el mismo es visto negativamente. Una buena idea para intentar cortar la cadena es hacer preguntas que lleven a la persona negativa a ser más específico en sus dichos. ¿Qué empresas conoces? ¿De qué manera los explotan? ¿A qué empleado te refieres?

3-Pregunta por la solución.

Como la persona negativa se concentra en el problema, otra manera de interrumpir la conversación tóxica en la que intenta introducirnos puede ser preguntarle qué propone para solucionarlo. Como es algo que no ha pensado puede que no tenga nada para decir. Y es que habitualmente sus quejas no tienen fundamentos reales, sino que son producto de su punto de vista negativo de las cosas. Su enfoque no se encuentra en qué es lo que quieren y cómo lograrlo, sino en expresar su mal humor por el estado de cosas actual.

4-Cambiar de tema.

Como expliqué en el punto anterior, las personas suelen asociar su negatividad a ciertos temas. Si el trabajo es visto como negativo, cada vez que tenga la oportunidad de expresarse a lo que allí ocurre se las arreglará para ver el lado malo o esperar lo peor, manifestar desconfianza, etc. Por esto es bueno desviar la conversación hacia otro tema, especialmente alguno que despierte en la otra persona emociones positivas, como por ejemplo, lo bien que le va a su hija en el colegio.

5-Aléjate.

Sí, como se lee y, aunque en algunos casos, cuando la otra persona es cercana, pueda parecer duro. Si lo anterior no funciona, aléjate de esa persona. Como dejé en claro anteriormente, las personas negativas suelen envolvernos con su manera de ver las cosas sin que nos demos cuenta. Y es mejor alejarse que quedarnos al lado de personas que lejos de querer lo mejor para nosotros, buscan que veamos el mundo como ellas y, como no pueden avanzar, que quedemos en el mismo lugar.

En resumen

  1. No discutas.
  2. Pide que sea específico.
  3. Pregunta por la solución.
  4. Cambia de tema.
  5. Aléjate.

Espero que te sean útiles y recuerda: tus sueños importan, así que rodeate de personas que estén dispuestas a apoyarte.

¡Hasta la próxima entrada!


3 commentarios

Entendiendo la zona de confort | Tu versión sin límites · 26 enero, 2017 a las 22:49

[…] de las distintas situaciones. Y a ello no escapan los cambios. Puede resultar de interés este artículo sobre cómo tratar con personas negativas. Y también este otro acerca de cómo afrontar las […]

Entendiendo la zona de confort – Tu Versión Sin Límites · 19 febrero, 2017 a las 05:48

[…] situaciones. Y a ello no escapan los cambios. Puede resultar de interés este artículo sobre cómo tratar con personas negativas. Y también este otro acerca de cómo afrontar las […]

Cómo ser asertivo: 5 tips para comenzar | Tu Versión Sin Límites · 8 marzo, 2017 a las 19:15

[…] 1-Olvídate de la supuesta cordialidad que te fue enseñada, que no es lo mismo que decirte que te olvides de la cordialidad. Contrariamente a lo que muchos creen, decir lo que piensas no es una falta de respeto. Cuando algo te satisface, te hace sentir bien o te hace feliz, tiendes a expresarlo. De la misma manera tienes derecho a expresar cuando no estas de acuerdo con algo. O cuando alguna situación te resulta perjudicial. Expresa lo que sientes cuando tengas la necesidad. 2-Recuerda que ser asertivo requiere que no te dejas manejar por tus emociones. Significa no ser pasivo, pero tampoco pasar a la agresividad. Y lo que queremos es expresar nuestro punto de vista respetuosamente. Lo contrario puede traer cosecuencias no deseables, como dije anteriormente. Controla tu temperamento. 3-Ten en cuenta que cuando decides expresar lo que sientes lo haces con una finalidad en mente. Por ejemplo, puede ser que quieras que una situación cambie o que otra persona desista de una conducta que te resulta molesta. El objetivo no es ganar una discusión ni ofender. Mucho menos iniciar una pelea. Ten presente el objetivo. 4-Muchas veces, aunque intentemos ser respetuosos, y posiblemente por esta tendencia a reaccionar agresiva o pasivamente, expresamos nuestra opinión por el otro. Saca esa idea de tu cabeza. Lo único que lograrás será que aquél se ponga a la defensiva. En su lugar, concéntrate en expresar tu parecer acerca de la situación que te molesta, pero nunca en emitir un juicio directamente contra la persona. Emite juicios sobre los hechos, no sobre la persona. 5-Ser agresivo no sólo significa insultar o levantar el tono de voz. Podemos serlo de otras maneras. Una de ellas es restándole valor a las opiniones ajenas en favor de la tuya, que consideras la verdad. Recuerda que lo que percibes como molesto, puede no ser percibido de la misma manera por los demás. Por lo que deberías aclarar que lo que expresas son tus sentimientos, tus emociones. En difinitiva, tu punto de vista. Manifiesta tu punto de vista, no una verdad absoluta. Debido a la relación que hay con estos temas te recomiendo los siguientes artículos que te enseñarán cómo afrontar las críticas y cómo tratar con personas negativas. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Desarrollo Personal

Enojo: Descubre cómo te afecta y lo mejores consejos para manejarlo.

El enojo, sus consecuencias y consejos para manejarlo ¿Cuántas veces el enojo te hace tomar decisiones de las que te arrepientes luego? ¿Alguna vez dijiste o hiciste algo que te gustaría poder borrar? No existe Leer más…

Automejoramiento

Cómo ser más feliz: la sonrisa y sus beneficios

¿Beneficio de sonreír? Ser más feliz La vida a veces nos golpea fuertemente y genera una gran desmotivación en nosotros. En este post voy a hablarte de los beneficios de sonreír. Si estás pensando que Leer más…

Relaciones personales

¿Mal humor en el trabajo? Frases que no debes decir

¿Sientes que no tienes el mejor humor en el trabajo? ¿Tienes ganas de gritarle la verdad otros? Te vas a hundir como el Titanic. Espontáneamente o de a poco. Sigue leyendo porque te voy a Leer más…