Seguramente te has topado con problemas que no has podido solucionar. Pensaste en varias posibles alternativas, y llegaste a la conclusión de que ninguna era viable. O las aplicaste y no funcionaron como esperabas. Usaste todo lo que sabías y no fuiste capaz de dar con la solución.

Esto nos pasa a todos, por lo que seguro te interesará lo que sigue en cuanto a la creatividad.

¿Por qué no encuentras la solución adecuada?

¿Has pensado que tal vez no la estás buscando en el lugar correcto?

¿Qué significa esto? Simple. A lo largo de nuestras vidas nos han enseñado cómo deben ser las cosas y cómo debes corregirlas en el caso en que no se den de la manera correcta. Existe una manera de hablar, una manera de escribir.  Por favor, señores, hasta nos enseñan cómo debemos vestir. Para estas cuestiones existen reglas, y para resolver problemas no podía ser de otra manera.

El inconveniente es que a veces simplemente fallamos en ver lo que está frente a nosotros.

¿Cómo deben ser las cosas?

El pensamiento lógico juega un papel fundamental en la resolución de problemas. Sin razonar de manera lógica nos encontraremos con ocasiones en las que encontraremos el camino correcto. Pero habrá otras en las que deberemos realizar más de un intento para tener éxito. ¿Y esto a qué se debe? Básicamente a la inevitable relación de causalidad de gobierna los hechos. Y ésto no falla siempre y cuando veamos con claridad cuáles son y cómo se relacionan. Y con claridad me refiero a distintos puntos de vista, diferentes aspectos, variadas posibilidades futuras, relaciones no apreciables en primera instancia.

Pero el uso del razonamiento lógico no es el problema. Si no que, como dije antes, hasta tal punto nos han enseñado cómo deben ser las cosas, que al momento de razonar, lo hacemos habiendo visto sólo una pequeña porción de la realidad. Y esto nos limita enormemente al momento de encontrar alternativas de solución. Las soluciones no se nos ocurren realmente, sino que solemos aplicar aquellas que nos enseñaron.

Lo que debe ser, según nos fue enseñado desde pequeños, puede impedirnos ver lo que realmente es.

¿El remedio? La creatividad

Aquí es donde entra la creatividad. Podemos decir que es la capacidad de encontrar soluciones novedosas para un problema. Desde el comienzo de los tiempos las personas han tenido que hacer frente a diversas situaciones problemáticas. No solamente fueron cada vez más numerosas, sino cada vez más complejas. Y si la sociedad ha avanzado y ha logrado superar estos obstáculos es porque ha tenido que echar mano a soluciones creativas. Tener enfoques que no se habían tenido antes, observar aspectos que nadie había observado. Y hacer relaciones entre cosas o hechos, en principio no relacionados.

Para esto hizo falta tener la flexibilidad y el valor de correr riesgos. Tomar soluciones que no se habían tenido en cuenta antes. Desafiar las opiniones existentes de la comunidad.

Después de todo, entre personas que defienden hacer siempre lo mismo, no suele caer bien lo novedoso.

¿Bloqueos a la creatividad?

Ahora piensa: si permitirte dar rienda suelta a la creatividad puede abrirte un nuevo abanico de posibilidades entre las que decidir, y con más chances de encontrar las mejores ¿Por qué querrías seguir haciendo lo mismo que te enseñaron?

La verdad es que hay factores que tienden a impedir la creatividad, o por lo menos frenarla. Nuestro entorno se ha formado así. Los noticieros tienden a hablar siempre de los mismos temas: inseguridad, economía, espectáculos.

Cuando vas al colegio o la universidad, en general los profesores siguen los mismos patrones de enseñanza.

Los padres enseñan a sus hijos las mismas cosas. Esto es lo bueno, y esto es lo malo. Y así debemos hacerlo de por vida. ¿Te fue mal en un examen?, estudia mas. ¿Qué vas a hacer cuando seas grande? Lo que quieras ser. Por supuesto que puedes querer ser abogado, ingeniero, médico, etc. Pero no puedes querer ser carpintero, pintor o peluquero. Quieres ganar dinero? Consigue un trabajo, consérvalo el suficiente tiempo y jubílate. Se puede cambiar por uno de mayor remuneración, pero no por uno de mayor satisfacción o con más oportunidades de crecer.

Muchas veces las empresas establecen las metas, te enseñan la forma de alcanzarlas, las reglas a seguir, y los directivos no están dispuestos a aceptar otras ideas.

De esta manera se pierden de vista importantes matices, se dejan pasar valiosas oportunidades y sólo se logra estar anclado en el mismo lugar.

Si sólo haces lo que te enseñaron nunca aprenderás algo que otros no sepan.

La creatividad de la niñez

Todos, o casi todos, deben haber tenido una bicicleta cuando niños. Algunos seguramente le pusieron un globo inflado, de los de carnaval, en la parte de atrás del cuadro para que al girar la rueda hiciera un sonido similar al de una moto.

¿Qué queríamos? Que haga sonido de moto. ¿Qué teníamos? Globos de carnaval. Listo. Esa era una solución creativa y gracias al dueño de la idea, desconocido por supuesto, nuestra diversión se veía aumentada.

A medida que crecemos las cosas cambian. Comenzamos a madurar y obviamente no hay espacio para cualquier idea que se salga del molde. Y lamentablemente aquel ejemplo de la bicicleta y el globo difiere mucho de lo que ocurre cuando necesitamos resolver un problema en situaciones más adultas. Y difiere de la respuesta que recibimos, de otras personas o incluso de nosotros mismos, cuando se nos ocurre esa primera idea, la más simple, la que vino sin mayor esfuerzo a nuestra mente: No se puede.

Cuando sólo sigues los caminos supuestamente correctos que otros te enseñan, no eras maduro. Eres falto de creatividad.

Ten tus propias ideas

Por eso debes seguir tu propio camino. Lo supuestamente correcto no siempre lo es. No todas las reglas son útiles, y muchas veces lo son para quien las crea. No todo lo que funciona para otro debe funcionar para ti. Lo que divierte a otros no tiene por qué divertirte a ti. Lo que para otros es una vida plena no tiene por qué serlo para ti.

No sigas los caminos de otros.

En definitiva, recuerda:

  • Date la libertad de descubrir todos los aspectos del asunto de que se trate.
  • Las cosas no siempre deben ser de una determinada manera. Y muchas veces simplemente son de otra.
  • Lo que otras personas te enseñan es lo que saben. No tengas miedo si tus ideas no coinciden. Es probable que se trate de algo que no saben.
  • Deja que tu creatividad te permita lograr lo que los demás dicen que no se puede.
  • No dejes que lo que te rodea calle tus ideas.

Espero hayas disfrutado de este post. Si te fue útil recuerda compartir en las redes sociales y dar like.

¡Hasta la próxima entrada!


1 comentario

Cómo Superar el Sentimiento de Fracaso: Mi experiencia y una frase clave | Tu Versión Sin Límites · 20 marzo, 2017 a las 22:05

[…] Intentar más de una vez no significa tropezar con la misma piedra. Lo hacemos demasiado seguido. Dije que lo valioso de fracasar es el aprendizaje. Y para que este sirva de algo, tenemos que analizar por qué fallamos, qué hicimos bien, y también qué hicimos mal para no repetirlo, qué otros caminos podemos tomar. Sé creativo (te interesará este artículo). […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Automejoramiento

FODA personal: Qué es, para qué sirve y cómo hacerlo

FODA personal: Aprende qué es, sus ventajas y cómo hacerlo Seguramente te encuentras obstáculos cuando quieres avanzar en algún aspecto de tu vida ¿Te impiden llegar a tu meta? ¿Te ocurre que algunos son inesperados? Leer más…

Resolución de problemas

¿Te Preguntas Cómo Superar una Situación? Sigue preguntando

Uno de los problemas a que nos enfrentamos cuando deseamos cambiar nuestra realidad es que no vemos la realidad. ¿Parece un ridículo juego de palabras? Entonces te explico que es lo que quiero decir y Leer más…

Autoestima

Cómo Superar el Sentimiento de Fracaso: Mi experiencia y una frase clave

¿Te angustia fallar en conseguir lo que te propones? ¿Sientes que has fallado demasiadas veces? ¿O te castigas por haberlo hecho en algo que consideras importante? En definitiva y mucho peor ¿te sientes un fracaso? Leer más…