Uno de los problemas a que nos enfrentamos cuando deseamos cambiar nuestra realidad es que no vemos la realidad. ¿Parece un ridículo juego de palabras?

Entonces te explico que es lo que quiero decir y por qué probablemente fallas en generar el cambio que deseas, incluso antes de empezar.

El obstáculo es no ser objetivo

¿Y si te digo que en realidad no es tan así? Todos nosotros hemos tenido determinada experiencia de vida. Hemos vivido situaciones, tenido relaciones, sentido emociones. Y todo esto se convierte en una especie de lente con la que vemos la realidad. Exacto. No eres objetivo. Yo tampoco. Nadie lo es. Quien te diga que es completamente objetivo te está mintiendo.

La objetividad plena es una ilusión. Algo que no ha sido alcanzado por el ser humano. Así que olvídala. Entonces, puede que no ser objetivo sea un obstáculo. Pero aprende a vivir con ello, porque no va a ir a ningún lado.

El peor obstáculo: creer que eres objetivo.

Hay algo mucho peor que la falta de objetividad y se transformará en un enemigo invisible que te impedirá crecer: creer que eres objetivo. Como dije, la objetividad total es una ilusión. Somos seres subjetivos. Por un lado nuestras capacidades sensoriales varían de una persona a otra, así que captamos la realidad con diferentes matices. Pero vamos un paso más allá: cada ser humano la interpreta diferente a los demás. Tu historia de vida no es sólo historia. Por el contrario, se queda dentro de ti para siempre y a través de ella interpretas lo que te rodea. Entendiendo esto, lo mejor que puedes hacer es entenderlo y aceptarlo. De este modo, aunque no seas absolutamente objetivo, sí podrás estar más consciente de la realidad. Este es el primer paso para comenzar un cambio. O si no ¿cómo vas a transformar la realidad si no sabes qué necesitas cambiar, en dónde hacerlo o por qué lo quieres?

La herramienta que te ayudará

Te preguntarás cómo deshacerse de esa ancla que no te deja avanzar. Si no lo estás haciendo, deberías (como verás a continuación).

Disponemos de una herramienta importante. Muy importante. Servirán para encender la sirena que te avisará que debes prestar atención a algo que probablemente no advertiste antes. ¿Sabés a que me refiero? A las preguntas. Si has leído artículos anteriores (si no los has hecho te lo recomiendo), te darás cuenta que a veces tiendo a utilizar demasiado las preguntas. La verdad es que nunca es demasiado. No cualquier pregunta nos será de utilidad, sino sólo aquellas que te lleven a donde no habías estado. Que te hagan pensar en cosas que no habías pensado antes. Y por otro lado aquellas que te hagan concentrarte en el cambio que quieres más que en el cambio que no lograste. En coaching son llamadas preguntas poderosas, pero como el nombre puede sonarte algo extraño, mejor dejemos ese vocabulario de lado y vamos a lo simple. Me referiré a ellas simplemente como preguntas. De cualquier manera ambos sabemos de cuáles estamos hablando.

¿Qué logramos con estas preguntas? Pensar en cosas que no habíamos pensado antes. Y con ello, ver aspectos de la realidad que antes no habíamos notado. ¿Ahora somos totalmente objetivos? No. ¿Tenemos una mejor representación de la realidad? La respuesta a un rotundo “sí”, señores.

Consejos útiles

Haz preguntas abiertas

Dijimos que mediante las preguntas adecuadas tendremos una mejor representación de la realidad. Persiguiendo este objetivo lo mejor es que sean abiertas, ya que la respuesta será mucho más descriptiva y rica en detalles que nos serán de utilidad. Mucho más que un “sí” o un “no”.

Presta atención al supuesto que hay detrás de la pregunta

De igual manera que nuestra percepción e interpretación de la realidad, las preguntas que nos hacemos suelen tener una idea subyacente que es aceptada por nosotros. Si no tienes cuidado, terminarás perjudicando tu conciencia acerca de la realidad.

Si te preguntas cuándo comenzaste a ser un fracasado, ya tienes aceptado que lo eres.  Si te preguntas cómo puedes mejorar tus finanzas, tienes aceptado que puedes hacerlo.

Evita preguntar por qué

Es cierto que conocer la causa de algo es importante para entender cómo surgió y evitar que vuelva a pasar. Sin embargo plantear una pregunta usando “por qué” se enfoca demasiado en el pasado. Por el contrario, deberías usar preguntas que comiencen con “qué” “cómo”, “cuándo”, “dónde” y “para qué”. Estas te ayudarán a pasar a la acción. Es decir a enfocarte en la solución del problema.

Preguntas que me ayudaron

El número de preguntas que existen es el que puedas imaginar. Sin embargo estas tres en su momento no salieron de ningún texto, sino que surgieron de la necesidad de lograr un cambio en cómo me estaba sintiendo. Son 3 preguntas que me fueron muy útiles (y lo siguen siendo, por supuesto) en momentos en los que no me encontraba y te las transmito a continuación:

  • ¿Qué es lo que me motiva a hacer esto?
  • ¿De qué manera puedo solucionarlo?
  • ¿Qué me está impidiendo actuar/lograrlo?

En definitiva:

  1. Acepta que no eras objetivo.
  2. Usa las preguntas para percibir e interpretar mejor tu situación.

Las preguntas te ayudarán si:

  1. Son abiertas.
  2. Tienen una intención positiva.
  3. Comienzan con “qué” “cómo”, “cuándo”, “dónde” y “para qué”.

He compartido los puntos básicos para que puedas comenzar a descubrir exactamente cómo superar una situación.

Si utilizas preguntas que quieres compartir o te ayudaron puedes dejarlas en los comentarios.

No olvides dar like y compartir en las redes sociales

¡Hasta la próxima entrada!


1 comentario

FODA personal: Qué es, para qué sirve y cómo hacerlo | Tu Versión Sin Límites · 3 mayo, 2017 a las 08:41

[…] A veces es difícil ver la realidad. Nuestra subjetividad suele jugar en nuestra contra muchas veces. Afortunadamente tienes un arma importante en tus manos: preguntas.No escatimes en ellas. Hazlas sobre cada aspecto. Si quieres saber más puedes leer este artículo. […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Entradas relacionadas

Automejoramiento

FODA personal: Qué es, para qué sirve y cómo hacerlo

FODA personal: Aprende qué es, sus ventajas y cómo hacerlo Seguramente te encuentras obstáculos cuando quieres avanzar en algún aspecto de tu vida ¿Te impiden llegar a tu meta? ¿Te ocurre que algunos son inesperados? Leer más…

Autoestima

Cómo Superar el Sentimiento de Fracaso: Mi experiencia y una frase clave

¿Te angustia fallar en conseguir lo que te propones? ¿Sientes que has fallado demasiadas veces? ¿O te castigas por haberlo hecho en algo que consideras importante? En definitiva y mucho peor ¿te sientes un fracaso? Leer más…

Resolución de problemas

¿Problemas sin solución? No temas a la creatividad

Seguramente te has topado con problemas que no has podido solucionar. Pensaste en varias posibles alternativas, y llegaste a la conclusión de que ninguna era viable. O las aplicaste y no funcionaron como esperabas. Usaste Leer más…