¡Hola! Me llamo Daniel y esto es Tu Versión Sin Límites.

Tal vez estás en esta página porque piensas que has llegado a tu límite. Un límite que no te deja avanzar. ¿Qué es un límite? Es una división. En este caso una división entre lo que eres y lo que quieres ser. Entre el lugar en el que estás y el lugar al que quieres llegar. Entre ser feliz y no serlo.

Y si estás aquí también se debe a que has dado el primer paso al pensar que tú lo puedes cambiar.
Mi objetivo es ayudarte a vencer ese límite, y luego otro, y otro, para lograr nuestra mejor versión.

¿Qué me llevó a crear Tu Versión sin Límites?

Desde pequeño me enseñaron cómo debía comportarme. Como a todos, me inculcaron valores y hasta la adolescencia estaba determinado a comportarme de acuerdo a ellos: Estudiar, trabajar, formar una familia, comprar una casa. Un futuro “lleno de oportunidades”

Pero inició un periodo en el que las cosas comenzaron a salirme mal. Todo se hizo cuesta arriba, pero seguí adelante con “mis” objetivos, pensando que mis esfuerzos serían recompensados.  De repente me vi atravesando por una gran crisis. Me di cuenta de que el camino que me encontraba transitando no era el que quería de verdad.

  • Algo muy dentro de mí no me dejaba seguir con mis estudios. Cada vez significaba un esfuerzo mayor seguir la carrera que había elegido. Tampoco me imaginaba mi vida entera viviendo de ella. Pero fueron años de esfuerzo y sentía que no podía abandonarla.
  • No llevaba la vida que quería. el lugar en el que vivía no era el que había soñado, no por lujos, sino por no sentirlo mío.
  • Miré hacia atrás en mi vida y me dí cuenta de que había dejado muchas cosas en el camino, incluyendo oportunidades y amigos.
  • Mantenía el hábito de hacer deporte, sin conseguir ningún resultado que buscaba. Me apasionaba, pero mi energía estaba ocupada en otros problemas. Problemas que DEBÍA resolver.
  • Eso se traducía en una frustración enorme debido a que no veía la salida. Las opciones era seguir con algo que no me hacía feliz o cargar con un gran fracaso.

Esta era la situación. Y yo, como la persona valiosa que era, seguía adelante. Hasta que mi vida comenzó a caerse a pedazos y parecía que mis límites eran mas acotados que lo que pensaba cuando adolescente. Y esto me demostró que las cosas no podían seguir como estaban.

Un puesto de liderazgo en mi trabajo, cambio de carrera, libros, artículos y formación en coaching comenzaron con mi transformación personal en busca de romper mis límites. Un camino que aún no termina.

¿Qué aprendí?

  • Debemos tener objetivos propios, coherentes con nuestros valores más profundos.
  • Por supuesto que para conseguir algo debemos estar dispuestos a pagar el costo. Pero jamás cuando ese costo es nuestra felicidad.
  • No vale la pena preocuparnos por decepcionar a otros. Mejor nos comportemos de tal forma que al final no nos decepcionemos a nosotros mismos.
  • En el camino habrá obstáculos y altibajos. No debemos desmotivarnos. Por el contrario, debemos seguir firmes hacia nuestras metas.

Te invito a compartir este viaje de transformación y descubrir que los límites no existen.